16/9/15

Sobre la relación entre capitalismo y religión.

Sobre la relación entre capitalismo y religión.
Respuesta a un representante de la razón y la ciencia.


Vayan estas ligeras líneas en respuesta a una “reflexión” que ha aparecido en radio universidad. Raro. Pero más raro que las desarrolle alguien que se considera “intelectual, activista y humanista”, que se siente parte de la “espiritualidad”.

Los prejuicios que instalan los medios suelen tener llegada a buena parte de la clase media global. Se supone que los intelectuales la ven desde otra perspectiva, a excepción de ser partícipes necesarios de la divulgación de tales prejuicios. Son los intelectuales del sistema. Hay de todos los colores y profesiones.

Vamos a poner en evidencia a uno más. Es nuestro derecho a réplica.

El señor humanista dice cosas a las que adhiero. Sí, déjenme empezar por las coincidencias. Analiza la tragedia humanitaria de los africanos en las costas de Europa, y ve como muchos de los refugiados e inmigrantes tratan de escapar de la guerra o bien de la miseria. Y con razón, culpa al capitalismo que ya no necesita ni de esclavos ni de mano de obra barata.
Por la tecnología – ¿quién la desarrolla? La ciencia!!!-  el sistema capitalista mundial los elimina. Francisco habla de los “descartados”. En fin, todos de acuerdo.

Extraña es luego su cita bíblica. Recuerda a Mateo 25:29, y resume esa enseñanza como la parábola del “buen capitalista”. Si bien no soy cristiano, he leído la Biblia, en especial su mejor parte, el Nuevo Testamento, como he leído muchos textos espirituales-religiosos, a los que siempre aprovecho para recomendar su pronta lectura. No sé de dónde sacó semejante interpretación; cuando esa parte suele tan solo señalar los dones de Dios para hacerlos fructificar. Nada más que no guardar para sí lo que uno ha recibido. Y punto. Pero lo más triste es que no sigue leyendo a Mateo. Si llegamos a Mateo 25:34-40, apenitas un esfuerzo de lectura, leemos, y vale la pena la cita:

“Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa. Anduve sin ropas y me vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver.
Entonces los justos dirán: “Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo de vimos forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?”
El Rey responderá:”En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí”.

Preciosa enseñanza. Resumiendo, si hay alguien que nada tiene de “capitalista” en la Biblia, ese es el Profeta Jesús, la paz sea con él. Triste y errada interpretación la suya. Y también peligrosa, porque utiliza el mismo método que suelen aplicar los fundamentalistas: recortamos un poco del texto sin tener una visión integral y completa del mismo.

Pero la cosa no termina ahí. Considera que todo lo que ocurre obedece a una causa: las guerras de religión. Y cita a las cruzadas, las antiguas guerras bíblicas, la de los católicos y protestantes, y todo lo que Europa nos cuenta. Porque su estrecha mirada no puede ver más allá de la civilización occidental y sus mitos…

En otras palabras, don intelectual se suma al club sarmientista donde su civilización atea, racional y muy científica debe eliminar o “desactivar” a las religiones.

Y por supuesto. La culpa de todo la tiene el Corán. Dice que quien ha leído el Corán sabe que los mercenarios del “Estado Islámico” son los mejores representantes de las enseñanzas coránicas. Parece que tuvimos que esperar a la revolución francesa para llegar al mejor gobierno islámico. Hasta en eso es orientalista…

 Un buen método científico el suyo, de tomar un puñado de musulmanes y hacer regla general. Racional lo suyo. Y muy humano…en especial cuando dice que no hay buenos ni malos musulmanes. Todos somos musulmanes que queremos el “Estado Islámico”. Los mercenarios que decapitan, violan y cometen atentados terroristas, son, según su gran nivel de conocimiento de la doctrina islámica, los que siguen al pie de la letra al Corán.  

Pero si tiene interpretaciones tan infantiles de la Biblia, que puedo esperar de Ud. sobre la hermenéutica coránica. Me imagino su gran nivel de filología árabe y sus cursos por Mediano (así dice Ud., el especialista) Oriente.

Su gran espíritu humanista y su espiritualidad se notan cuando afirma que no se opone a los bombardeos de la OTAN al “Estado Islámico”. ¿No le molesta la guerra? ¿De qué religión es?

Pero lo más penoso es cuando vuelve a hablar de África. Supongo que le debe joder que estos negros africanos con sus costumbres ancestrales y religiones intoxiquen a Europa, cada vez más senil, pero cuna de la ciencia y la razón para Ud. Propone un nuevo Plan Marshall para los que quieren trabajar. Y ya se me hizo capitalista…

Como ve,  no le molesta la guerra, ni el capitalismo, que parece lo ha tratado muy bien. A Ud. le molesta la presencia de las religiones. Y quiere Ud., como muchos, cubrir su fundamentalismo occidental con tintes de científico y racional.

Por supuesto, no pienso negar la complicidad de los principales representantes religiosos con el capitalismo hoy, y con los poderosos de turno siempre. Es innegable que muchos religiosos están más preocupados en esa palabra “religión” (muy reduccionista dicho sea de paso) que en ser seres humanos.

Pero podemos decir lo mismo de los científicos. ¿Cuántos científicos están anclados en proyectos armamentísticos? La ciencia es un conocimiento invalorable, necesario –como también lo son las enseñanzas espirituales- . Si la bomba atómica fue “bendecida” antes de explotar, hubo muchos científicos detrás de ese proyecto que no tuvieron ningún impedimento…y sí muchos dólares.

Religiosos y científicos en fin, tienen hoy culpas y responsabilidades por igual. Tenemos genocidas de ambos lados. Y mártires también. Los teólogos de la liberación, el padre Mujica, los curas villeros hoy, también son religiosos, y mucho hacen por la humanidad. Triste es deducir de sus pobres reflexiones que el genocidio que padecen musulmanes en Palestina, Siria, Iraq, Yemen, etc. es culpa del Corán, o lo que es lo mismo, de las pobres victimas. El “algo habrán hecho” ya lo conocemos en la Argentina. Igual, seguimos pensando que la geopolítica y la economía explican mejor las cosas.

Finalmente, dice Ud. que Dios es sordo. Le confieso mi sonrisa. Buena chicana para afirmar que la oración no sirve para nada. Le propongo un trato. Si los científicos dejan de producir armas y de desarrollar tecnología de la muerte, nosotros, los hombres que creemos necesario la espiritualidad, dejamos la oración. ¿Trato hecho?


Kamel Gomez

No hay comentarios:

Publicar un comentario